Recomendaciones para leer más

Quienes conocen el beneficio de la lectura, pero no tienen el hábito constante de leer siempre se preguntan como es que lo formamos o como es que leemos tantos libros al año. Constantemente escucho a la gente asustarse de la cantidad de libros que leo, y se cuestionan como es que tengo tiempo o me dicen que les gustaría leer tal libro pero siempre se quedan a medias.

La lectura necesita un hábito, una disciplina, que a quienes nos gusta; nos hemos esforzado para formarlo, por eso hoy les quiero compartir mis consejos para fortalecer y poder leer más, sobre todo para que puedan disfrutar ese libro que tanto han querido leer, de principio a fin.

Encuentra el tiempo

El primer pretexto que todos dan para no tener el hábito, es que no tienen tiempo. La lectura es como todo, para lo que disfrutamos, todos podemos encontrar el tiempo. Más si lo vemos como un medio de entretenimiento, nos daremos cuenta que podemos separarle algo del tiempo que dedicamos a la televisión, el cine, las salidas, el Internet, etc.

Empieza por analizar el tiempo que le dedicas a ver la televisión, cuantos capítulos de una serie te avientas seguidos. ¿Podrías tal vez ver uno y cambiar al libro después, no? ¿Te has puesto a analizar el tiempo que pasamos en redes sociales? Es bastante tiempo al día. Si cada vez que te den ganas de scrollear en Instagram o Facebook, mejor dejas la tentación y abres el libro. te darás cuenta que lo que pueda parecer de poco a poco, eventualmente verás lo rápido que puedes terminar ese libro.

Siempre cargar un libro en tu bolsa o mochila, te puede ayudar a motivarte y ocupar los tiempos muertos en el día, en vez de pasarlos en el celular, por ejemplo. Cuando vayas a una cita médica, esperes en la fila para un trámite, incluso en tu hora de comida del trabajo es una buena oportunidad. También es una forma de nunca estar solo, y nunca aburrirte.

Encontrar el formato ideal para ti también te ayudará con el factor tiempo. Por ejemplo, aquellos que les cuesta hacer una rutina para leer durante un tiempo prolongado, pero les es más fácil empezar de poco a poco, es bueno leer en digital, en tu celular, tablet o e-reader. Muy prácticos de cargar para todas partes. También los formatos de bolsillo, te ayudaran a equilibrar los tiempos cortos de lectura y los largos.

Crea tu rutina

El hábito también implica adherir la lectura a tu rutina diaria o semanal. Te recomiendo que escojas, si realmente te vas a poner el propósito, por ejemplo un día u hora a dedicarle de lleno a disfrutar de un tiempo de tu libro.

Al principio yo me formé el hábito comenzando por leer antes de dormir. Me preparaba en la cama ya lista, cuando aún no estaba tan cansada y leía hasta quedarme dormida. Posiblemente, dependiendo de que tan cansado estés, vas a avanzar lento, pero te ayudará a integrar la lectura a tu día a día, y va a contrarrestar los efectos negativos de usar aparatos electrónicos antes de dormir, los cuáles te restan energía. Así como verás que te ayudará a despejar tu mente y relajarte, incluso puedes usar algo de música relajante de fondo.

Otra cosa que les recomiendo, es hacer especial la rutina; acomodarla de forma de que sea agradable para ti, en un espacio de tiempo que reserves a leer sin muchas interrupciones, así disfrutaras la lectura como una experiencia y después vas a buscar tener más momentos como esos. Por ejemplo, los domingos por las mañanas, que muchos no se levantan temprano para ir al trabajo y no andas a la carrera contra el tiempo, puedes hacer la rutina de levantarte no tan tarde (o al menos antes de que tu familia despierte para distraerte), prepararte tranquilamente el desayuno y tu café, poner música agradable, acomodarte en un rincón acogedor de tu casa, cerca de una ventana con buena luz y disponerte a relajarte.

Ponte metas y retos

Si eres de los que les gustan los retos, o son más organizados, puedes ponerle algo de emoción para motivarse. De hecho creo importante ponerte una meta medible y realista para analizar tus avances y ser consiente como estamos reforzando el hábito. Puedes empezar por ponerte una meta al año, que supere lo que normalmente crees que lees. Ya cuando vayas creciendo la cantidad puedes ponerla por meses.

Cuando quieres avanzar en el tiempo que tardas en leer un libro, si eres de los que avanza lento; puedes ponerte propósitos de leer, ejemplo 30 páginas diarias, o por semana, algo que también te sirva para motivarte a no soltar tan rápido el libro y prolongar tus sesiones de lectura. Ahora tenemos a la mano una herramienta muy padre que es la red Goodreads que te ayudará a llevar conteo de lo que lees o quieres leer, promedios de tiempos y páginas leídas, medir tus avances en tiempo y explorar títulos del mundo. La mayoría de las aplicaciones para leer en digital también cuentan con herramientas de estadísticas que te ayudarían mucho con la cuestión de los métricos y retos.

También puedes poner más interesante la cosa, si realizas el reto con alguien, y lo haces competencia también. Hay varios retos que incluyen leer ciertos géneros que normalmente no lees, autores nuevos, incluir clásicos, entre otras cosas que harán mas interesante tus lecturas.

Encuentra tu nivel y tus gustos

Cabe aclarar en este punto, que como todo hobbie, por más beneficios que tenga, si no te gusta y no es lo tuyo no lo fuerces. Si definitivamente ya lo intentaste y declaras que no te gusta leer, no tienes que obligarte a tener el hábito de la lectura. Esto no es para todos. La finalidad es que lo disfrutes.

Pero si estás interesado, es indispensable que encuentres los libros adecuados a tu nivel y a tus gustos. Si vas empezando y escoges hacerlo con libros que no van con tu nivel o con tus gustos harán que te decepciones de la lectura en general y te desmotives, o digas ya lo intenté y no funcionó.

En la literatura hay muchos niveles y complejidades de la misma, no es lo mismo leer una novela romántica de un autor moderno, a leer un clásico de Jane Austen, con un tipo de escritura más antigua y muchos temas sociales bajo la superficie. Si muy rara vez has leído fuera de los libros de tu escuela, trata de empezar con libros no muy complejos, no muy extensos, libros amenos (busca recomendaciones, puedes checar reseñas en Goodreads o Instagram) que no te vayan a hacer muy difícil tu lectura, y poco a poco conforme vayas avanzando vas a aumentar tu nivel y será bueno que te retes a leer títulos más complejos. Esto ya cuando tu hábito esté más formado.

Encontrar también tu género o algo a tu gusto es importante. Recuerda que la literatura está llena de géneros y variaciones que lo que unas personas amen, otras las odian. Trata de analizar que tipo de géneros existen y cuáles podrían ser atractivos para ti, lee reseñas y sobre todo date la oportunidad de probar géneros o estilos nuevos, ya que al principio podrás tardar en encontrar los géneros para ti, pero siempre ten en mente que si con algo no pudiste o no te gusto hay muchas cosas más por intentar, no desistas.

A mí siempre me inculcaron el hábito de la lectura, y curiosamente no empecé con cosas tan sencillas pero creo que fueron adecuadas, a mi corta edad mis libros eran los cuentos clásicos de Anderson, Grimm, etc; pero las versiones originales, no las suavizadas para niños que claro algunos fueron difíciles y no todos los terminé; y por otro lado los cuentos de Oscar Wilde, igualmente fueron algo complejos pero ese autor guarda un espacio especial en mi corazón, siendo el Fantasma de Canterville mi favorito, y un claro detonador del tipo de género que más adelante adoptaría. Los mensajes de las historias aún de adulta me tocan el corazón.

Más adelante, mi papá me motivaba a leer libros de superación personal, así que ese género dominó mi adolescencia, ya que todos los libros a mi alcance pasaban por el filtro de mis padres; pero afortunadamente gracias un proyecto de la escuela que nos hacía ir a la biblioteca pública, me encontré cara a cara con los clásicos de los cuáles quedé prendada. Desafortunadamente, seguía habiendo el filtro de la bibliotecaria la cuál me censuró cuando quise llevarme La Naranja Mecánica, Lolita, El amante de lady Chatterley, etc. Eventualmente de adulta fuerons esos libros los que busqué leer. En alguna oportunidad en la que hice que mis padres me llevaran a una librería, casi a ruegos hice que me comprar una novela histórica sobre Ana Bolena. Eso fue una lectura completamente nueva a lo que estaba acostumbrada, la cuál me fascinó y marcó la pauta para el género que ahora es mi favorito.

Así que anímate a explorar la literatura, extiende tus horizontes, no te limites y encuentra tu motivador. Verás lo mágico que es el mundo de la lectura y el montón de beneficios que dan el tener el hábito. Espero mis consejos sean de utilidad para ustedes, si tienen dudas o comentarios, quieren compartir sus recomendaciones o pedirme alguna extra, favor de hacerlo en la caja de comentarios o a mi correo.

Nos vemos en la próxima entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s